El cáncer en nuestras mascotas ha cobrado mucha importancia en los últimos años, principalmente por el incremento de su esperanza de vida, los avances en la medicina veterinaria y a la aplicación de la medicina preventiva.

Aproximadamente uno de cada cuatro perros domésticos desarrollarán algún tipo de cáncer a lo largo de su vida.

La Oncología Veterinaria ha evolucionado mucho en la última década, y aunque no estamos al mismo nivel que otros países europeos (Alemania, Inglaterra…), disponemos de grandes centros veterinarios  con técnicas de diagnóstico por imagen avanzadas (TAC, RM) y muchos  realizamos ya tratamientos médicos y quirúrgicos muy avanzados (quimioterapia, terapia metronómica).

Actualmente los tratamientos más usados son la cirugía (curativa o cito reductora) y la quimioterapia o ambos juntos.

Todavía no tenemos disponible la radioterapia para animales en España (falta poco) pero ya se utiliza en muchos países (Francia, Suiza, Inglaterra…).

La quimioterapia en Medicina Veterinaria se basa en los mismos principios que en Medicina Humana, incluso usamos los mismos productos.

Sin embargo, nuestro objetivo es distinto, ya que no perseguimos la curación del paciente, sino prolongar su vida con la mayor calidad  posible y el menor número de visitas e ingresos hospitalarios posibles.

En definitiva, la quimioterapia en Veterinaria no es curativa, sino paliativa (con la excepción del Tumor venéreo transmisible) pero muchas veces nuestros tratamientos curativos/paliativos coinciden con la esperanza de vida del animal enfermo.

Los veterinarios encontramos problemas no médicos para el tratamiento del animal, como la  viabilidad económica (ya que el tratamiento completo es abonado por el propietario) y el dilema moral de someter a nuestras mascotas a ingresos hospitalarios tan prolongados con gastos médicos tan costosos.

La Medicina Veterinaria ha conseguido identificar un rango muy alto de tumores, muchos de los cuales son muy similares a las personas (linfomas, carcinomas de células escamosas, sarcomas de tejidos blandos…).

La carcinogénesis (u origen del tumor) y el comportamiento biológico del tumor en animales es muy similar al de los humanos. Por estas razones la Oncología Comparada ha adquirido una relevancia muy  importante.

La Oncología Comparada es la ciencia que se refiere a la integración de los cánceres por causas naturales, vistos en veterinaria en estudios diversos, sobre la biología y terapia del cáncer (en referencia al estudio de las proteínas y los genes), y el estudio de nuevas opciones terapéuticas para el manejo del cáncer en humanos.

El objetivo en estos estudios es el de facilitar nuevas terapias tanto en personas como en animales.

El origen de los tumores, se puede influenciar por los mismos factores que influyen a las personas, tales como, edad, sexo, fase reproductiva, factores ambientales.

Presentan grandes similitudes en su apariencia histológica y citológica, así como en las alteraciones genéticas que las desencadenan.

Como comentamos al principio del artículo, los medicamentos quimioterápicos usados son prácticamente los mismos, nosotros también usamos la doxorrubicina, mitoxantrona, lomustina, cisplatino… Además usamos protocolos muy parecidos, D-mac, Wisconsin-Maddison, COP, CHOP…

Lo que sí varían son las dosis ya que, como hemos dicho, los objetivos son distintos. Solemos utilizar dosis casi diez veces más bajas que la dosis más baja que se da en personas. Gracias a ello, nuestros pacientes no desarrollan graves efectos secundarios al tratamiento (no se les cae el pelo…), y en el caso de que aparezcan son más “fáciles” de contrarrestar. Destacamos principalmente los vómitos y diarreas (principalmente entre los días 5º y 7º de la inoculación del quimioterápicos) controlables con piensos y/o medicamentos (metoclopramida, maropitant…); también se dan bajadas de defensas por afectación de la médula ósea, siendo esta la causa principal de parones en los tratamientos y de ingresos hospitalarios.

También podemos ver anemias severas, cistitis hemorrágicas, cardiomiopatías, alteraciones neurológicas….

Debido a todo lo mencionado, los estudios clínicos en veterinaria han aumentado muchísimo, sobre todo para probar medicamentos que se incluyen en protocolos quimioterápicos de personas.

Se han creado numerosos grupos de investigación que están formados por oncólogos veterinarios, oncólogos médicos, cirujanos, genetistas, científicos y practicantes en general.

Dichos grupos sinérgicos ayudarán a aumentar la esperanza de vida de nuestros pacientes veterinarios y humanos  y  mejorará sustancialmente su calidad de vida y  la convivencia con la enfermedad.

Clínica Veterinaria Puerta de Toledo
Pablo Cigüenza del Ojo
Sofía Cumella Ripollés